En ocasiones, nuestros clientes o proveedores cambian sus datos fiscales. Ya sea por cambio de denominación, CIF, razón social,  etc..


Podemos reflejar dicho cambio sin necesidad de abrir una nueva ficha de cliente/proveedor, ni de perder los históricos de estos.